Los préstamos en línea, la mejor forma de obtener efectivo para una emergencia

En este clima económico que se deteriora rápidamente, los préstamos en línea son cada vez más populares.

La razón es que cada vez más personas que nunca han solicitado un préstamo no garantizado a corto plazo en el pasado están encontrando la necesidad de obtener uno para ese “día nublado” para el cual ya no han podido ahorrar o se ha presentado una emergencia.

Muchas personas están gastando sus ahorros y el término “ahorro de vida” es ahora tal como una broma.

Aquellos que pueden pagar un plan de ahorro no lo necesitan y aquellos que lo necesitan no pueden pagarlo.

Por supuesto, no me refiero a eso literalmente, porque muchas personas están ahorrando y necesitan sus ahorros, no obstante el sentimiento es bastante preciso.

Ahorrar es cada vez más difícil y cuando llega ese gasto inesperado, aquellos que no hace muchos años habrían tenido algo para cubrirlo ya no pueden hacerlo.

De ahí el aumento en este tipo de préstamos online y realmente hay muy poco para elegir entre ellos.

El objetivo general de este tipo de préstamos es el utilizarlo por el motivo correcto y devolverlo según lo acordado.

Empecemos por el principio, esto es, los montos que puedes solicitar.

A menos que estés tratando con una compañía con poca moral, el monto que en promedio encontrarás como préstamos es aquel que va entre $1,000 mx a $10,000 mx en tu primer préstamo.

Algunas compañías pueden abrir más este rango pero la idea es que son montos no muy altos a obtener.

Una vez que hayas pagado exitosamente tu primer préstamo, la cantidad que posteriormente puedes pedir prestada aumentará constantemente.

La razón para tomar un préstamo de este tipo debe ser convincente.

Si puedes pedir prestado a un familiar o un buen amigo, hazlo porque en última instancia, te resultará menos costoso ¡a menos que te cobre una tasa de interés!

En sí, en este tipo de préstamos se cobran intereses, aunque si corres el riesgo de incumplir con el pago de tu tarjeta de crédito, puedes pensar que el gasto adicional vale la pena para mantener tu buen historial crediticio, no se puede poner precio a eso.

Existen otras razones para necesitar un préstamos de emergencia además de no poder pagar facturas regulares, entre ellas las muertes familiares donde el seguro de vida es insuficiente para cubrir todos los gastos.

Esto se está volviendo más común, mientras que las tasas de inversión permanecen estancadas.

Lo mismo es cierto en el otro extremo de la escala de vida: cuando tienes una boda en el horizonte.

Otros casos serían también los eventos de alto costo que pocas parejas o sus padres han tenido la oportunidad de planificar financieramente.

Sin embargo, nunca pierdas de vista que estarás pagando una tasa de interés.

Es por eso que debes ser capaz de cumplir con el acuerdo de pago y hacerlo en o los plazos preestablecidos.

El pagar a tiempo no solo te permitirá manejarte mejor financieramente hablando sino que estarás dejando la puerta abierta para una emergencia futura con tu actual prestamista.