Los tonos oscuros y el juego de luces

En este momento estamos en un ciclo de tendencias como es el amor a los espacios oscuro y colores saturados, pero como en todo, hay que tener cuidado.

Veo con mucha más frecuencia a jóvenes que gustan de tener un espacio (particularmente su recámara) con colores obscuros o muy saturados lo que implica que la luz se pierda y bueno, eso no es para nada saludable, principalmente para la vista.

Por otro lado, el uso de los colores obscuros reducen la apreciación de los espacio haciéndolos sentir más pequeño de lo que efectivamente son, mientras que las luces dan amplitud y abren una habitación.

Nuestro ojo tiende a gustar del contraste y la variación de uno a otro, así que ambas opciones son muy agradables y útiles cuando se alternan.

Para combinar los tonos obscuros con luces si quieres trabajar con fuertes colores oscuros, es importante que los uses con moderación y varíes su uso de una habitación a otra.

De esta manera se obtiene un buen movimiento entre las habitaciones donde la sensación es como un aliento y luego una respiración mientras te mueves de la oscuridad a la luz y viceversa.

El mobiliario también llega a ser un elemento importante en este juego de luz y sombras. Bien puedes colocar un sofá cama de un color vibrante en un fondo obscuro lo que enmarcaría el lugar o viceversa… dándole un punto focal al mueble. Puedes encontrar el que se acomode a tu presupuesto buscando sofá cama precios en alguna de las tiendas en línea que existen.

La iluminación es esencial para que cualquier color sea visto y pueda ser disfrutada por completo.

La luz abre una habitación ya que tu ojo no viajará donde no hay luz, ni se deleitará con el color que no está iluminado.

Te cuento rápidamente sobre la disposición de una cafetería que visité hace poco la cual me resultó agradable, cálida, limpia y amable.

Cuando llegué colgué mi abrigo en un perchero que tenía al lado y pedí un café junto a una deliciosa tarta de manzana.

El camarero trajo mi orden y saqué mientra tanto mi cuaderno del bolsillo para tomar unas cuantas notas. En el lugar que me tocó entraba la luz del sol de forma muy agradable iluminando perfectamente mi cuaderno.

Sin embargo, este mismo establecimiento tenía otras zonas que no contaban con esta misma característica y aún así, el lugar se veía muy bien.

La luz del sol es siempre la mejor (aunque algunas habitaciones se benefician de un sol fuerte) y para el resto del tiempo es recomendable tener por lo menos tres puntos de luz en cada habitación.

Es increíble para mí observar cuántas personas gustan de las habitaciones con poca luz. Además, la luz eléctrica varía enormemente, así que habrá que elegir una bombilla sabiamente.

Redondeando esta idea de la luz, probablemente puedes hacer una mejora en la forma en cómo el color cobra vida en tu hogar simplemente cambiando algunas bombillas esta semana.

Las luces incandescentes blancas son grandes pero es como conducir un coche enorme que no resulta ser realmente práctico.

Es mejor pensar ya en el futuro y dejar a un lado los halógenos y mejor considerar la luz LED que están al final del camino a un precio asequible.

Así no solo ahorrarás en esos puntos focales de luz, sino que brindarás calidez a esos espacios obscuros y brindarás una gama de sensaciones y transiciones de un lugar a otro.